Una limpieza energética consiste básicamente en liberar de energías densas y dañinas los chakras, aura, cuerpos sutiles y etéricos.

Nuestros pensamientos y emociones son frecuencias vibratorias que se proyectan en el espacio que frecuentamos, y cuando estamos debilitados por cualquier razón aparente o no, podemos llegar a absorber lo que no es nuestro, añadiéndolo a lo que creamos nosotros mismos. 

¿Por qué ocurre?
¿Cómo saber si necesitamos una limpieza energética?
Existen personas que consciente o inconscientemente pueden causar daño con un pensamiento, sentimiento e incluso con la mirada, a esto se le llaman dardos energéticos, muchas personas somos receptivas en exceso de estas energías ,por eso es conveniente realizar una limpieza energética de vez en cuando para limpiar y purificar nuestro espacio y cuerpo tanto físico como etérico.

Durante el día estamos expuestos a todo tipo de circunstancias saturando y sobrecargando  nuestro entorno, esto puede conducirnos a estados de fatiga, ansiedad, cambios de humor, estados alterados del sueño llegando a tal punto de enfermar puesto que esa energía perfora nuestro aura hasta llegar al cuerpo físico.

También existen lugares que de por sí solas acumulan energías densas como pueda ser el agua estancada, objetos deteriorados o rotos, el desorden continuo y excesivo.

Yo estoy contigo si me das tu permiso, construiremos un escudo energético juntos.